"LOS PRAOS"

 

Idílico paraje surcado por el arroyo Molinos, en el que se ha construido una balsa. Se compone de unos prados rodeados por un espeso bosque de robles. Está habilitado como merendero.

 

 

LAS SIMAS

 

Son las llamadas "Simonda", "Similla" y "Sima de los Trabucos", se trata de unos grandes socavones de decenas de metros de profundidad realmente impresionantes. En realidad son unas dolinas, un fenómeno geológico asociado al paisaje de tipo kárstico, que se origina en terrenos calizos. La piedra caliza se disuelve con el agua, por lo que en lugares donde se acumula el agua, esta va disolviendo la piedra y generando estos grandes socavones denominados dolinas. También se pueden formar por el hundimento del techo de galerías subterráneas excavadas por las corrientes que circulan bajo tierra.

 

"LAS PATADAS DEL DIABLO"

 

"Dios y el diablo hicieron una apuesta para saber cual de los dos saltaba más. Subieron los dos a la Peña San Miguel y desde allí saltaron al mismo tiempo, el diablo no llegó demasiado lejos y al caer dejó sus huellas marcadas en el suelo, en lo que se llaman “Las Patadas del Diablo”. Mientras dios seguía en su largo salto percibió que el diablo ya había caído al pie del Moncayo, por lo que decidió aterrizar en la vecina sierra del Toranzo y más precisamente en la Peña del Cuco."

 

En realidad nos volvemos a encontrar ante un fenómeno geológico vinculado a los paisajes kársticos. Estos surcos labrados en la piedra, no son más que el producto de la escorrentía del agua que ha disuelto la piedra caliza formando estas acanaladuras.

 

 

 


Comparte esta Página